Amantes de la traición.

16/03/2016
Cuando se toma la decisión de traicionar a un partido no se traiciona a un edificio o a unas letras, se dejan atrás años de trabajo, que se puede cambiar de ideología como cambiar de camisa, despertar en la mañana y ponerse la roja o la verde según el tono que le acomode a sus intereses o conveniencias.

Pero en la vida el enemigo ama la traición pero se odia a los traidores, dentro de si algo no está bien, y lo saben, tarde o temprano se dan cuenta que sus amigos no son los nuevos que los reciben con bombos y platillos, aquellos están acostumbrados a recibir escombro y como tal un día llegaron a formar parte de esa composta extraña que se forma cuando sus intereses son otros.

Pero en la vida todo eso forma parte del ser humano, por eso en la política no podía ser de otra forma, pero tratar de convencer a los demás que dejan atrás su historia de calamidades y oscuros pasados con solo cambiar de partido es atentar contra la inteligencia de los demás, es creer que somos tan tontos para chutarnos esa píldora sin agua y sin saliva, ya bastante tiene el ciudadano con su vida diaria y tener encima que vivir la tragicomedia de políticos saltando de un partido a otro.

¿Qué fortuna le queda al que traiciona? Convencer a los demás de que la suya es la mejor decisión y que están todos invitados a la cena del señor, y que Judas es quien preside la mesa sin las treinta monedas de plata, pero con la soga y el árbol listo para cuando les toque turno.

Pero ni viendo atinan. ¿Por qué seria diferente para ellos? En qué cabeza cabe que no les darán el trato de preservativo de usarlos y tirarlos, en los naranjas empezando por Alfaro el traidor mayor y terminando con el Jorobado de Ayutla, el primero se fue del PRI cuando ya no le gustó pero cuando su amo y señor recibía millones del FOBAPROA jamás renegó, el Mochilas cuando ganaba las candidaturas el PAN era lo mejor, cuando no ganó ya sabemos que la historia termina vendiendo calles y edificios de Vallarta y en un descuido terminará llegando el recibo de cobro por el uso de oxigeno, no lo aseguro pero pudo haberlo concesionado y no nos hemos percatado.

Las decisiones que se toman sobre las rodillas o sobre la pasión de momento termina siendo un calvario en la vida real, vean el espejo de quienes dejaron atrás a sus amigos, a su larga carrera o corta, la talacha en las colonias, en la gente que llevaron a creer en su partido y ahora están en otro, recuerden cuando veían pasar a los que traicionaron antes y la forma en que se habla de ellos ahora que se van y traicionan, así es dicen lo mismo solo que ahora lo escuchan porque están del otro lado donde también los odian y desconfían, ahora son odiados en dos lados y muy poco queridos en otro.

Por César Langarica Santana.