Campoy la cura que agravó la enfermedad.

2/05/2016
Columna por César Langarica Santana.

Luego de no poder cumplir los exámenes de confianza nos quedamos sin director de Seguridad Pública y tuvieron que improvisar, tenían la oportunidad de oro de buscar el mejor perfil para la seguridad de Puerto Vallarta, pero Arturo privilegió al amigo, grave error que hemos terminando padeciendo y pagando cada ciudadano de Puerto Vallarta.

Es obvio que Arturo es amigo de Campoy, lo que no sabemos es si Campoy ha correspondido con esa amistad, hasta el día de hoy porque ha demostrado cero capacidad para contener el delito, pero lo grave es que no parece preocuparles, todos los días vemos a Campoy con los escoltas mejor preparados algo que los que aquí pagamos su salario no podemos tener y por ende somos asaltados, asesinados, golpeados a plena luz del día.

Cada mañana le es entregado un reporte de los problemas de la ciudad, reporte que rara vez lee y otras solo hace a un costado para seguir con su vida diaria, así desdeña leer siquiera cómo vamos, puede usted soñar que algún día se levante y arregle las cámaras de vigilancia, tengamos algo más que 8 patrullas en la ciudad y donde a los policías solo se les grite, castigue o mande a Guadalajara con una lata de atún y un sobre con dos galletas para que regrese a cuidar su ciudad motivado a luchas contra los malos en bicicletas, sin armas en buenas condiciones por falta de mantenimiento y patrullas que son robadas piezas en el propio taller municipal.

Pero si estábamos mal se vino lo peor, todos los días no saben los mismos policías si temer a Campoy o a los delincuentes, en Semana Santa fueron obligados tanto policías como elementos de Bomberos, Guardavidas y Protección Civil a trabajar turnos de 24 horas completos, nunca en la historia se había tenido una marea tan complicada, fue la cifra mas alta de personas ahogadas en la historia y los guardavidas no solo expusieron sus vidas, algunos tuvieron que ser hospitalizados o atendidos de sus lesiones por arriesgar la vida, poco les importa a sus jefes fue hasta este viernes que los policías recibieron su pago y para los bomberos, policías y guardavidas quién sabe para cuando.

No estamos en contra de que se sancione a quienes incumplen las normas, pero no jalan la cobija parejo, mientras Campoy mete gastos de comidas en restaurantes, viáticos y hospedajes sus elementos viven al día con una lata de atún y un par de galletas saladas, esto no es cosa menor, si tenemos en cuenta que todos los días un superior los humilla de esa manera y el crimen organizado los tienta con dinero fácil y los trata mejor que sus jefes es difícil no sucumbir ante esa situación que nos ha llevado al limite de la inseguridad.

Hace unos meses fue asesinado un Canadiense a unas cuadras del hospital CMQ y Amerimed, lo que provocó la presencia de la embajada canadiense, hoy sabemos que no existe médico de guardia en las celdas de la policía, no se sabe si esperan que pase otra situación que obligue a Canadá a invitar a sus ciudadanos a viajar a destinos donde al menos tengan patrullas o un esquema de seguridad que cuide a sus compatriotas, si al menos no van a cuidarnos a los ciudadanos al menos vamos cuidando lo que nos da de comer a todos, porque el turismo nos da algo más que una lata de atún y dos galletas saladas, cosa que agradecemos.