El PRI arraso.

06/06/2016
Columna por César Langarica Santana.
Como en el clásico partido donde llegó, jugó y ganó, así fue este domingo de elecciones en 12 estados donde se jugaba para gobernador. Se está reafirmando que a pesar de los enloquecidos seguidores del peje, de lo agresivos que son y sus campañas de odio sigue en el pozo de las derrotas, eso si, de que le han permitido un estilo de vida de lujos que sus hijos viajando al extranjero, carros valuados en millones de pesos, yates privados que pocos millonarios pueden tener, a pesar de la furia que desate en esos seguidores es gracias a ellos que puede seguir dando esa vida no solo él mismo, sino toda su familia.

Sin duda que el mayor de los problemas del Peje es el hartazgo, el saber que para resolver elecciones hay que llegar a cerrar calles, que la única vía que conozcan es el insultar, el degradar una elección a una fiesta de toros donde una horda de salvajes festeja cuando muere en el ruedo el toro o el torero y así cuando hay que salir a las calles a enloquecer a los ciudadanos que tienen que ir a trabajar y son despedidos porque a ellos le vale si no te dejan pasar.

Para los maestros que tienen que trabajar y dejan a miles de padres de familia sin escuela para ir a manifestarse porque para que les paguen necesitan estar capacitados o cuando menos ir a trabajar, para ellos es poco menos que pecado que los obliguen a ir a la escuela de 8 a 2 mientras en el País usted tenga que trabajar de sol a sol y encima buscar quien cuide sus hijos porque a ellos no les importa su calvario, pero eso si vive muy bien de lo que usted les paga puntualmente cada quincena.

La gente se hartó de que se tenga siempre un pretexto, que siempre el culpable de su desgracia sea siempre el enemigo, que por cierto ni siquiera los toma en cuenta. Vean cuántos años llevan en el antes llamado D.F. y hoy Ciudad de México. ¿A quien van a culpar después de llevar tantos años ahí de los problemas, violencia, corrupción? los han grabado con millones en maletas y llevándose hasta las ligas, los han descubierto en audios extorsionando empresarios con millones para sus lujos y aun así se atreve el Peje a decir que perdió porque le hacen trampa.

A quien debe culpar es a él mismo, a quien manda a su asistente por millones de pesos y a un chofer que gana cerca de cien mil pesos al mes, culpar de no seguir la estrategia de campaña y al mismo tiempo pelear contra todo aquel que piensa diferente, si alguien ha conducido al fracaso a sus campañas es el propio Peje y hoy lo prueba en carne propia en un sabroso coctel de emociones pero que al final los lujos que le dan sus seguidores son un bálsamo que bien vale la pena. Así quien en realidad gana es él y quien pierden son sus seguidores.

Cuando se recurre al insulto sugiere falta de argumentos, decir algo de los que recurren a ellos y se los copian a sus amigos es falta de creatividad dicen ellos mismo que si los hay, es cierto, los hay pero ellos viven de quienes viven en el clima de violencia y la ignorancia y sin ellos no serian nada.

Gracias a todos aquellos que nos otorgan la oportunidad de servirles, sin ellos también no seriamos nada.