La basura y el caos.

19/12/2016

Columna por César Langarica Santana.

-Nunca han podido resolver el tema de tener un Vallarta limpio, pero hoy la historia la escribe un hombre que viene de ahí cuando menos en la historia reciente Arturo el presidente municipal era el responsable de la basura en anteriores administraciones, por eso no se entendía una ciudad sucia, en el único tema que es experto fallaba en los demás era cuando menos compresible, no se justificaba, pero podemos medio entenderlo.

Llegamos al asesinato número 41 del año, nadie sabe cuando para esa cifra, acostumbrados a menos de 10 tenemos una ciudad en el terror, en el pánico de saber si su familia estará completa para terminar la noche o tendrá que velar a su familiar en una funeraria cercana para poder pedir para su que alma descanse en un mejor lugar, ya que Vallarta gracias a los que cambiarían la historia es ahora la del terror y sálvese quien pueda.

En esta última sesión del Ayuntamiento se aprueba revocar la concesión del sistema de recolección de basura y ahora viene lo mejor, no tienen a quien culpar, por eso si hay basura no podrán decir que la empresa no cumple porque no le pagan, ahora será una historia difícil de explicar y difícil de creer.

Basta decir que ahora los empleados que recolectaran cobraran sueldos de lujo, aguinaldos de 50 días al año y sólo trabajaran cinco de los siete días que tiene la semana, y tenemos que agregar los bonos como el del servidor público que es una quincena entera en septiembre entre otras cosas.

¿Si la basura es tanto problema porque todos la quieren?, ¿que hay detrás de operar quien recolecta y quien da el destino final?. En esta historia nadie sabe decir o no quieren decir que hay detrás, por eso nadie les cree y peor aún, nadie fuera del municipio sabe quien se beneficia con todo esto.

La urgencia llegó y fue gracias a la inseguridad que tenían que hacer algo, la gente veía morir a sus familiares, amigos o conocidos y tenían que hacer algo, por eso urgen buenas noticias e incapaces de lograr poner orden en las calles necesitaba anunciar que las calles podrían estar limpias, y resalto necesitaba anunciar, no digo que lo resuelva, pero al menos urgía decirlo.

Un ex delegado casi muere luego de ser brutalmente herido, una semana antes asesinan a un prestigiado charro de una familia querida en Puerto Vallarta y apenas ayer domingo asesinan a un amigo del él y charro comprometido con la fiesta mexicana y amigo cercano del recién asesinado, la forma cruel en la que lo asesinan deja a Puerto Vallarta en la lista negra, nadie sabe que originó y que seguirá por ende, nadie sabe que esperar y lo peor es esperar que sea algo mucho más oscuro que las semanas donde al menos 41 familias viven sin un ser querido, donde los une perder la vida de su ser amado al que la autoridad no parece doler y nadie hace nada para que en Puerto Vallarta sigan muriendo a manos de salvajes que les arrancan la vida de forma en la que nadie espera, aquí tienen esos que defienden a los 43 normalistas a alguien mucho más cercano que defender y que casi iguala en cifra a los desaparecidos.