Las aguas turbias.

29/08/2016
Columna por César Langarica Santana.

Cuando la política se torna un tono oscuro es muy difícil saber que tan cierta es la información y a eso le apuestan los políticos, que se enturbie el agua tanto como sea posible y así puedan salir si no librados cuando menos los que acusan sean tan enlodados que parezcan culpables.

Y así sale el partido movimiento ciudadano a enlodar cualquier acusación en su contra, no les importa el tamaño de la mentira que tengan que decir, ni el tamaño de sus dignidad que tengan que pisar, al final salen a ocultar lo que puedan, distraer con lo que tienen, lo importante es que no se note que están hasta el cuello en asuntos con el presunto operador del cartel de Jalisco Nueva Generación.

Y es que Sergio para donde quiera que volteen es un asunto del Partido Movimiento Ciudadano, y no lo digo yo, lo dice su presencia en actos de campaña, su constante reuniones con ellos y documentados con fotografías en medios y redes.

De no ser por medios de comunicación que publican fotos y contratos millonarios con su esposa, hijo y sus empresas hoy negarían ante el mismo Dios que tenían algo que ver con el, el mismo Sergio fue a la presidencia de Puerto Vallarta y grabado en video que noticieros del País difundieron a amenazar a regidores que hoy incluso uno de ellos esta desaparecido.

Por eso nadie les cree, por eso cuando mienten de forma tan descarada dejan de creer en ellos, nadie sabe cuando dicen la verdad o cuando mienten, en esa historia han vivido por años, un día dicen que no fueron ellos quienes piden deuda, hasta que son sorprendidos pidiendo, dicen que no aumentan los impuestos hasta que les prueban lo contario, y así han pasado los años teniendo que probar que mienten para obligarlos a decir la verdad, por eso nadie les cree, pero ellos en su cotidiana vida saben que tarde o temprano saldrán a la luz por eso viven con el terror de ser exhibidos.

¿Que les aterra en realidad?. Que su teatro se caiga, y que en ese mismo instante tengan que decir la verdad, o peor, que otros tenga que decirla por ellos, que la gente los conozca tal cual son, que su miseria sea tan ejemplar como su desgracia, así pasa cada día que les dicen que luchan por un Vallarta seguro y asesinan como en cualquier otro lugar como dice Arturo Dávalos, como “en cualquier otro lugar hay muertitos”.

Esperemos que la gente privilegie la verdad antes que los muertitos eso de los que habla Arturo sea mi vecino, sus amigos, familiares o el que usted ve pasar todos los días antes de ir al trabajo, o en el peor de los escenarios, usted mismo, necesitamos no solo más patrullas, mejores y más policías, pero sobre todo gente que ame a Vallarta y que este dispuesto a estar en las malas y no esconderse con nuestras autoridades que en tres días se escondieron después del levantón de” La Leche” .