Policías inseguros.

-Columna por César Langarica Santana. Cuando un policía no tiene la seguridad de contar con un hospital que lo atienda cuando arriesga su vida por un ciudadano dejará de hacerlo, cuando un policía no gana lo suficiente para su familia y vive preocupado por lo que comerán o como vestirán si no tiene dinero es presa fácil de crimen, si un policía no puede estar seguro de tener trabajo al día siguiente por el temor de que el presidente lo corra por apoyar a un partido que no es el suyo o peor aún a un candidato de su propio partido, no justifico a los malos elementos, pero si ni siquiera lo básico pueden tener sabemos que ningún policía puede estar al 100%. Por eso ahora no es una de los mejores trabajos en el país, basta ver como sufren los de la academia de policía para reclutar elementos, este año después de muchos apenas lograron reclutar 70 elementos y se requieren cerca de 300, nadie quiere ser policía, de los pocos que son convencidos renuncian al ver las condiciones laborales que tienen que pasar, si al principio les dibujaron una bella película estilo americana al final terminan en una versión mexicana donde la verdad tan cruda como se ve y de se vive. Pero aún recién salidos, sin que hubieran cometido delito alguno, salen a las calles con el estereotipo que cargan los que llevan 10 o 20 años en la corporación, los juzgan y tratan igual, los acusan de corruptos aún cuando no lo sean. ¿Como podrían serlo si apenas llevan días en la corporación? Así como existen malos elementos que destacan mucho más que los buenos, los que hacen las cosas bien son muy buenos, destacan en rescates a los cientos de casos de abuso animal, la patrulla rosa que atiende casos para violencia en las familias apenas se da abasto con tantos casos que atender, esos son casos que rara vez resaltan por ser casos atendidos a tiempo, esos casos que se evitan son menos sonados pero en esencia previenen. Merecemos una mejor policía, una que siempre este mejor preparada, que tenga no lo esencial para trabajar, que cuente con el equipo de la mejor tecnología, si queremos tener la mejor policía hay que darle lo mejor, que cuente con radios que sirvan para comunicar y tener apoyo en el momento que se requiera, que tengan equipos que ayuden a reconocer vehículos robados circulando, que reconozcan los rostros de quienes se sospechan. Si contaran con todo esto podrían saber a quienes abordar y a quienes cuidar, en Puerto Vallarta basta recordad como un agente fue secuestrado y golpeado en un operativo que terminó en la detención de un militar, en esta semana dos policías heridos no eran ingresados al hospital por un hospital que antes que la vida primero quera garantizar el pago para comenzar a atenderlos, en una persecución hace algunos meses desarman a un elemento y pudieron asesinarlo junto a su compañera, así han estado al borde morir a manos del crimen que azota la ciudad, pero si a nadie le importan menos les importara a ellos arriesgar su vida por una sociedad que no los apoya cuando se requiere, siempre se cosecha lo que se siembra. "