¿Por qué el señor se la llevó?

Columna por César Langarica Santana Iba manejando revela la canción oscuras y en la noche a más de cien, sin luces las cuales prendió en cierto momento, ignora el letrero de precaución en curva, y el colmo de la canción es preguntar ¿Por qué se la llevo?, él la mando en un vuelo directo y sin escalas a sus brazos y aunque suena burdo esa es la historia de todos los días en Vallarta con los motociclistas, quienes se han convertido en una triste cifra que llena las páginas de nota roja. Todos las vemos e ignoramos y a pesar de ello las empresas vendedoras de motocicletas han encontrado una mina de oro en sus altas ventas, y lo mismo venden de contado que a abonos chiquitos que han triplicado las ventas así como el alto índice de muertes en las calles. Esas cifras son jóvenes en su mayoría que manejan sin el menos respeto por su vida, sin casco, sin protección y en muchas ocasiones con sandalias y sin si quiera un pantalón que los proteja de los raspones en un derrape, por ellos son las portadas de los diarios y páginas de noticias donde se muestran incluso motos contra motos, costando la vida de sus respectivos pilotos. Esas cifras son algo más que eso, son hijos, padres, hermanos o amigos de carne y hueso que tienen familias a las que un día abrazaron, con los que compartieron una vida que un día terminó arriba de una motocicleta, donde víctima de la adrenalina y del poder que se siente estar arriba de una máquina de 250 centímetros cúbicos. Lo cierto es que la autoridad no ha podido meter en cintura a tanto motoloco y terminan pagando los que a pesar de tener o cumplir todos cuidados al manejar ya sea motocicleta o vehículo termina sus días con el trauma de acabar una vida o el calvario de pasar algunos días en la cárcel hasta que se define que no fue culpable, y nadie jamás le quita esa pesadilla. Tampoco es que sea culpa de la autoridad andar de todo aquel que no respeta su vida y la de los demás, la real culpa esta en todos aquellos padres que compran o permiten que sus hijos adquieran una motocicletas sin saber manejar o tener los principales cuidados que deben tener para evitar preguntar ¿por qué el señor se lo llevo?, primero volteemos a nuestro alrededor y evitemos que nos pase y terminemos diciendo nos jugamos la vida y perdimos. "