Se desmorona Mochilas.

Columna por César Langarica Santana. Mochilas se lleva entre las patas de su fracaso a Alfaro, quien al no definirse claramente por Dávalos, así fue trabajando junto con Mochilas, se convirtieron en una especie de socios, se la jugaban juntos y juntos han ido al descalabro de un evento donde Mochilas no juntó ni cinco mil gentes, es obvio que Mochilas y Alfaro no son los mismos y si deciden seguir juntos se ve venir un final en el fracaso. Si Ramón creyó que podía seguir siendo el mismo de siempre, que podía ser el diputado con más faltas en el congreso y nadie la diría nada ya sabe que equivocó, que los medios lo hicieron saber y causó un sismo como los anteriores escándalos en los que se ha visto envuelto en los últimos años. La soberbia se los ha comido hasta el alma, ahora son y lo saben auténticos chivos en cristalería, viven una nueva forma de gobierno donde la información fluye en todo sentido, haces una acción y a los pocos minutos se vuelven virales o tendencias en redes sociales, nadie puede parar esos medios de comunicación, no se venden o se vetan como los medios tradicionales. Acostumbrados a la soberbia y a la prepotencia cuando los graban y difunden en plenos actos se molestan, dicen que es culpa de otros partidos, son como dicen en mi rancho habladores y rajones, tiran la piedra y esconden la mano, se llaman a sí mismos víctimas, victimas los ciudadanos que son insultados por un presidente y además le mandan la policía para que los amedrente y que no fue detenido gracias a los videos fotos que tomaron del momento. Por eso y mucho más Mochilas ha ido bajando en la gente que confía en ellos, la gente pasa todos los días por la avenida ingreso y ve un sistema de riego que costo 11 millones que nunca ha funcionado y nadie sabe quién se quedo con los millones, Alfaro por otro lado ha construido su propia derrota, ofendió a los católicos construyendo una escultura que además costar millones junta a la santa muerte con la virgen de Guadalupe, lo que fue un error se ha convertido en un guerra contra los ofendidos, ha desestimado una ofensa real, olvidó un principio en la vida respetar la religión que sea, la gente tiene derecho a creer en lo que desee y si se sienten ofendidos tienen todo su derecho a exigir respeto a la autoridad, al final son ellos quienes pagan su sueldo. Así que el fracaso de Mochilas y de Alfaro es algo que han buscado juntos, han trabajado arduamente para ganarse el rechazo popular, basta recordar que “Beto” antes de desaparecer advirtió a Alfaro sobre las amenazas y acciones de Ramón Guerrero, así que si un día lo citan para saber que le dijo “Beto” podría ayudarnos en mucho conocer que tanto le dijo sobre el famoso Mochilas, pero sobre todo ¿Por qué decidió callar antes y después de su desaparición?. "