Se fue Campoy.

Columna por César Langarica Santana Un taxista toma sus viajes con la incertidumbre de si el pasajero lo asaltara o golpeara salvajemente por unos cuantos pesos producto de su trabajo arduo durante el día, el mesero recorre su camino a casa sin saber si podrá llegar con bien a darle el producto de su trabajo a su familia o perderá la vida a dar la vuelta a la esquina donde un malandrín lo asaltara y quizás le quite la vida para conseguirlo, así vivimos en una ciudad amable y llena de turistas que vienen todos los días a disfrutar de uno de los destinos de playa mas bellos del país. La pesadilla parecía no tener fin, a pesar del desastre que representaba en la seguridad de Puerto Vallarta, cansados en la Subprocuraduría especiada en investigación en delincuencia organizada de que en Vallarta pasara de todo y nadie hacia nada, lanzó una sentencia, o se va el director o vienen por él, no crea que se cansaron de que los habitantes de Vallarta fueran víctimas de la delincuencia, tuvieron temor de una SIEDO que no se anda por las ramas y que dio a escoger dos sopas, no sobra decir que la sopa de la renuncia sabe mucho mejor que la que se prueba en la penal y hoy parece que por fin tendremos una luz al final del túnel. Sabemos que nada asegura que la seguridad venga de inmediato pero no podíamos estar peor, teníamos un director que no paso los exámenes de confianza, eso significa que no teníamos la certeza de que el responsable de la seguridad en Puerto Vallarta estuviera involucrado con el crimen organizado los delitos desatados, y no se veía por donde podíamos sentirnos seguros, por ello no podíamos estar peor, así que estamos en el tema hundidos, pero al menos sabemos que vamos para arriba. ¿Que me hace ser entusiasta? El perfil de Jorge Valencia es el indicado, un profesional de la seguridad, capacitado en juicios orales, en adiestramiento con personal del FBI en Estados Unidos, es además un excelente elemento de la Fiscalía lo que lo hace al menos en su destacada carrera el idóneo para ese puesto. Sabemos que todo se mide en resultados, pero al menos este cuenta con la preparación, es un profesional, no llega por él ser el amigo de Arturo, es y lo saben lo que se merece Puerto Vallarta para que se diga y se demuestre que se quiere un mejor destino turístico que destaque por su trayectoria y su capacidad, demostrar esto en su nuevo puesto será cosa de dejarlo hacer su trabajo. La interrogante es aclarar la forma en la que se va Campoy, no se va por la puerta del frente, no se va con los mejores resultados, es más, se va con el peor antecedente en la historia del Puerto, estamos en el número 20 como ciudad más insegura en todo el País, para un destino turístico es una calamidad, y nunca lo entendieron, tuvo que venir la amenaza desde l SIEDO para que entendieran lo grave que era vivir en la inseguridad. Para un responsable de la seguridad es muy difícil ver el tema si vive rodeado de guaruras y viaja en camionetas de guaruras detrás de él, si le preguntan seguro dirá que nunca ha tenido una mala experiencia, pero al ciudadano común y corriente seguro tiene una perspectiva muy diferente, ellos viven recorriendo las calles de Vallarta en la espera de no ser robado, asaltado esperando algún día poder vivir como antes de los que dicen amar a Puerto Vallarta."