Un Vallarta sin capitán.

Columna por César Langarica Santana. El secuestro llego a “La Leche” cerca de la una de la mañana, llegaron los medios apenas unos minutos después pensando que se trataba de una riña, cuando llegaron no podían concebir el tamaño del rapto y la magnitud con la que se desarrollo, pasaros las horas y el director de seguridad pública nunca llego, sólo el mando único parecería importarle el caso, fue así que ni el Alcalde apareció. Pero si no apareció en ese momento los días siguientes fue mucho mayor el temor al saber que el levantado era nada más que el hijo de “El Chapo”, lo que levantó sospechas es que apenas antes de que se llevara a cabo no había policías en las calles, los clásicos motociclistas que andan como dueños de las calles tampoco, pareciera que sabían lo que estaba por suceder y fueran retirados de las calles intencionalmente. Para que esto fuera una investigación sin quienes despertaran sospechas fue sacado de la reunión de seguridad el propio director de la policía municipal en Puerto Vallarta, y apenas unos días después el comisionado de seguridad en el país detiene al operador financiero del Cartel Jalisco Nueva Generación y en su declaración acusa al Ayuntamiento de no tener policías suficientes, ya no digamos patrullas, de eso se encargaron los medios nacionales. Fue el Universal el diario nacional quien acuso de esconderse a Arturo Dávalos y los empresarios lo confirmaron en rueda de prensa, lo cierto que tuvo que ser el Gobernador y el Fiscal quienes salieron a defender a Vallarta, de ahí en fuera nadie nos defendía de los medios que no dejaban de notar y resaltar la falta de patrullas, las miles de imágenes de un municipio que todos sentíamos inseguro salto al mundo como lo vemos todos los que aquí vivimos. Y así comenzaron a correr los miedos de quienes viven en el extranjero, miles de llamadas entraban a la ciudad preguntando si sus familias y amigos estaban bien, pero aquí en la ciudad donde Arturo dice que hay muertitos como en todo el mundo uno no entiende, ¿porque se esconde entonces?. ¿Pero de tienen miedo Arturo?, y si él tiene miedo, seguramente los ciudadanos debemos entrar en terror, no usamos vehículos blindados, no usamos escoltas, y para nosotros los muertitos no son cosa de todos los días, esperemos que Arturo ponga ya en camino una agenda de seguridad que nos permita la seguridad que hasta hace algunos años teníamos. Si para los que dirigen los temas de seguridad en el país el director de Puerto Vallarta les genera desconfianza ya es tiempo de darle las gracias, la verdad es que a nosotros tampoco nos da seguridad y es un requisito indispensable para el director. Si existen muchas sospechas sobre ¿como es que supieron muchos que tenían que ir a sus casas a esconderse?. Quitar esas sospechas es una tarea que a casi un año de gobierno es lo que menos se espera del Puerto Vallarta que todos queremos."