Vishing, el nuevo fraude de suplantación bancario

-Los criminales a través de llamadas telefónicas se hacen pasar por una empresa o entidad pública

Vishing es una modalidad de estafa muy popular que ha ido en aumento en nuestro país, en la cual los criminales, a través de llamadas telefónicas, se hacen pasar por una empresa o entidad pública para obtener información de los usuarios.
Su peculiaridad es que, a través de voces computarizadas (lo que hace bastante real la llamada), consiguen que los mismos tarjetahabientes sean quienes comparten los datos de sus tarjetas de crédito y débito, facilitándole enormemente la tarea a los delincuentes.
Entre las consecuencias más comunes están:
Cargos no reconocidos
Robo de dinero en cuentas bancarias
Suplantación de la identidad
Estafas
Venta de datos personales
Cabe resaltar que la Ley de Instituciones de Crédito, en su artículo 112 persigue este delito con una pena de hasta 9 años de cárcel, por hacerse pasar o apropiarse de la identidad de una autoridad financiera.
¿Y si ya fui víctima de Vishing?
Comunica a tu banco el suceso. Tú podrías ser responsable de los gastos realizados antes de hacer el reporte, así que la velocidad es crítica.
Confirma con el asesor telefónico que no existan compras que no hayas realizado. De ser así, levanta una aclaración para que el banco abra una investigación.
Durante la llamada, obtén el número de folio de tu reporte y anótalo en un lugar seguro para futuras referencias.
Aunque no es indispensable, es recomendable que levantes la denuncia ante la Policía Cibernética, quienes iniciarán la búsqueda de los responsables.
Si el saldo proporcionado por el banco no corresponde al precio del cargo no reconocido, puedes presentar tu caso a la Condusef, donde recibirás atención jurídica especializada.