Muere bebé en Bahía de Banderas por el Sindrome de muerte súbita conocida como de "Cuna"

El pasado viernes un bebé de tan solo 1 mes y días de nacido murió en brazos de sus padres, mientras le llevaban en taxi al hospital de la clínica del IMSS número 19.

Narran con dolor e impotencia, sus padres y abuelitos; que la bebé, quien había estado sanita desde su nacimiento, comenzó a llorar de una forma extraña, por lo que rápidamente la llevaron en taxi al hospital, sin embargo dejó de respirar durante el trayecto.

A pesar de la cercanía de la clínica, de la colonia San Clemente de Lima hacía la clínica de Mezcales, la casi recién nacida no logró llegar con vida.

Después de la clínica, la nenita, que en vida la nombraron Samantha, fue llevada al servicio forense SEMEFO, en donde le realizaron la autopsia, y les fue entregado el certificado de defunción, por concepto del Síndrome de Muerte Subita o también conocido como muerte de cuna.

En medio de su dolor, la familia pide respeto al duelo que viven, pues un medio digital publicó que fue misteriosa su muerte, sin conocer los datos ni tener algún documento o declaración que constatará el supuesto "misterio".

"Soy el abuelito de Samantha, la nena estaba sana, contaba con todos sus estudios y parte médica, la bebé presentó un cuadro de muerte subito, ya determinada por las autoridades; pido que antes de que emitan una noticia oficial de estas características, corroboren los hechos; ya que lo único que hacen es difamar a la familia, y tenemos un gran dolor en el corazon, para lidiar con dichos falsos, hay que tener respeto" declaró el abuelito Mario.

Como dato; el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte repentina e inexplicable de un bebé de menos de un año de edad, en su mayoría de las muertes por SMSL están asociadas con el sueño, por eso a veces se lo conoce con el nombre de "muerte en la cuna", destacó el médico Roberto Hernández, especialista.

Según la OMS en 2017, unos 2,5 millones de niños murieron en su primer mes de vida, o sea el 47% de las defunciones de menores de 5 años, lo que supone un aumento respecto del 40% registrado en 1990. En 2015 se registró aproximadamente el mismo número de defunciones prenatales.

Desde 1990 el mundo ha realizado progresos sustanciales en lo que respecta a la supervivencia infantil. A escala mundial, el número de defunciones de recién nacidos descendió de 5 millones en 1990, a 2,5 millones en 2017.