Alumnos de la Universidad Vizcaya reportan inconformidades en el plantel

Nada de lo prometido al inscribirse lo ha cumplido la institución Denuncia estudiantil: ¡A QUIEN CORRESPONDA! Alumnos de la universidad Vizcaya de las Américas plantel Puerto Vallarta presentamos demasiadas inconformidades con el sistema educativo tan deficiente que presenta el mismo. La universidad posee cuotas elevadas que no reúnen los requisitos de demanda y calidad que aparentemente ofertan. Los servicios ofrecidos por dicha institución entre “muchos otros” son: 1. Servicio de internet: es pésimo y de mala calidad. Pero eso si tienen varias redes habilitadas y la peor es para quienes pagan por este servicio, y las mejores para el personal docente y administrativo. 2. Plataforma estudiantil: nunca está actualizada, la gran parte de las veces es muy difícil acceder a ella y lo que el alumno puede visualizar son documentos atrasados, la plataforma es muy deficiente y no se enfocan en mejorarla, pero si obligan a los docentes a realizar actividades para complementar la calificación de los alumnos; motivo por el cuál son demasiados los alumnos que se han visto afectados por la mala implementación de esta plataforma. 3. Personal Docente: Los profesores no cumplen con los programas que la misma institución ha establecido y la mayoría de ellos no tiene la organización de preparar sus clases, por lo que se presentan al frente exponiendo cualquier otro tema menos el que realmente hace referencia a su materia; el único afán es presentarse hacer como que dan clases y que les paguen por la hora trabajada. 4. Seguro: se cobra este servicio en la reinscripción anual; y casualmente cuándo se ha requerido que se haga efectivo el mismo resulta deficiente y limitante y no le hacen saber a los alumnos de este “supuesto beneficio” que a corto o largo plazo no sirve de nada alegando por parte de la administración del plantel que no es un seguro facultativo. Muy favorable para ellos; no se especifican como en caso de alguna emergencia médica poder acceder al servicio, se desconfía totalmente de este seguro, consideramos que sólo es una distracción para el personal de la Secretaría de Educación para que este no indague más allá de lo que aparentemente parece ser una “Universidad de prestigio” 5. Credencial: Otro aspecto muy delicado de esta institución son efectivamente las credenciales que al igual que el seguro cobran anualmente y o no se otorgan a tiempo o se retienen por falta de supuestos pagos. La calidad de las mismas es deplorable, la foto muy poco legible y del plástico ni hablamos. Lo anterior sin mencionar que poniendo el ejemplo que la credencial vence en Agosto 2017 (por dar una fecha) el personal encargado de realizar las mismas empieza a tomar las fotos correspondientes en Octubre 2017 para entregarlas a finales del mismo mes, hecho que ocasiona muchas molestias porque en primera es un documento que te vincula a dicha institución educativa, y segunda el transporte urbano no te acepta una credencial que no esté vigente, por lo que se pierde tiempo, dinero y esfuerzo, pero si el alumno se atrasa en sus cuotas 1 día ya se le están cobrando 200 o 300 pesos de recargos; en este supuesto que recargos aplicarían para dicha institución que exige cumplimiento en los pagos pero no cumple con los estándares mínimos de calidad. 6. Personal administrativo: Deficiente que no poseen el conocimiento (ni lo demuestran) del área que desempeñan y por ende es raro quién realmente disuelve las dudas del alumnado, no sirviendo de mucho contar con tanto personal. 7. Personal de limpieza: siempre interrumpen las clases para sacar la basura de las aulas, o para reparar los aires acondicionados; teniendo tiempo suficiente en los recesos que ofrece la institución, por lo cual directa o indirectamente distraen al alumnado. 8. WC: Del servicio de baños mejor ni hablar; los depósitos de basura son realmente un foco de infección altamente riesgoso, en virtud de que en primera el número de baños no es suficientes para alumnos, maestros y personal