Avistamiento de ballenas, una forma de aprender y ayudar en su estudio para conservación

-Educación ambiental y concientización parte clave del avistamiento de ballenas.

Ven y se parte de un tour realizado por investigadores, quienes te enseñarán y conocerás ampliamente a las ballenas El avistamiento de ballenas se realiza no solo como forma de entretenimiento, también para educar, enseñar, recaudar fondos y recolectar datos para la investigación de estos mamíferos.

Es así que Oscar Frey, Oceanólogo, quien ha estudiado a las ballenas jorobadas desde hace 26 años en la Bahía de Banderas, realiza un tour para observar los cetáceos, el cual tiene una duración de 4 horas y lo hace cada 15 días del mes, acompañado de más investigadores en ciencias marinas como Isabel Cárdenas, Jorge Luis Guzmán y Angélica Guzmán, quienes juntos se encargan de que pasen una experiencia maravillosa en el océano logrando apreciar a las ballenas, escuchando como se comunican y a la vez educando.

A bordo del catamarán Cielito Lindo y siguiendo los protocolos de salud realizan este recorrido, con un máximo de 24 pasajeros. Con alta seguridad para los asistentes ya que manejan chalecos hidrostáticos. Lo que Oscar Frey realiza es recolectar datos, como el censo anual de la ballena, el registro acústico de sus cantos, el estudio de cómo afecta la contaminación por ruido a su comunicación, donde andan, como se distribuyen y la condición de la marea.

El rol de las ballenas en los océanos es muy grande, lo fertiliza, ya que mueven la columna de agua así los nutrientes llegan a la superficie, las microalgas lo transforman en materia orgánica a través de la fotosíntesis, eso hace que se estimule la cadena alimenticia y por otro lado la gran cantidad de algas exuda mucho oxígeno, lo que limpia la atmósfera y restaura el clima.

Se le cuestionó al Oceanólogo, como se beneficiaron las ballenas durante el confinamiento por la pandemia, ya que se tuvo un alto total de embarcaciones, como cruceros y mas actividades en los mares, al lo que Oscar Frey dijo que, al no tener contaminación acústica, los cetáceos se beneficiaron tanto en comunicación, alimentación y la forma de encontrarse, agregarse entre ellas es más fácil, por todo lo antes mencionado.

La comunicación por ruido siempre ha sido una de las principales preocupaciones para su conservación. “Al ser animales acústicos necesitan espacios acústicos para encontrarse, para ubicarse, comunicarse, entonces el ruido es la principal preocupación para su comunicación, ya que estos sonidos se traslapan en sus comunicaciones y pierden su habilidad de encontrarse y comunicarse. Durante la pandemia se observa que al haber muy poca contaminación por ruido se pudieron agregar y socializan más, y tuvieron un verano espectacular para comer”. Durante el tour, se dan bebidas (no alcohólicas) y alimentos Información al (322) 225 3774, www.oceanfriendly.com y en redes sociales de Facebook oceanfriendlytours e Instagram @oceanfriendlytourspv