El “gobierno”de Alfaro en Vallarta

Cuando Turismo del Estado  del gobierno de Enrique Alfaro inició su trabajo en Puerto Vallarta se esperaba una labor brillante.
Lo cierto es que lo que hemos escuchado de la encargada de esa oficina, Susana Rodríguez son escándalos:
Desde llamar “orcos” a los habitantes de una colonia en Vallarta -donde, dice la funcionaria son tan feos que podrían hacer casting para una película- hasta el pleito que sostiene con el dueño de un medio de comunicación que la cuestiona sobre sus resultados.
Todo, en horario laboral.
Susana Rodríguez se lleva publicando en redes sociales aun cuando su sueldo nos cuesta casi cincuenta mil pesos al mes.
Ante la crítica, la representante de Turismo de Enrique Alfaro se dice “víctima de violencia de género”.
Pero cuestionar el trabajo de Susana nada tiene que ver con los temas de género.
Otro funcionario de Alfaro en Vallarta, Luis Tello, ha sido señalado por que parece que poco le importa que tenga que desempeñar sus funciones en el municipio y en redes sociales anda loco de contento posteando asuntos que no tienen que ver son su trabajo.
De regreso al tema de Susana y sus escándalos… hace algunos meses se le cuestionó a Susana - junto a otros funcionarios de Enrique Alfaro—por asistir a un evento de partido político en el hotel Sheraton en horario laboral.
Yo mismo le pregunté si tenía permiso, Susana Rodriguez me dijo que ella había asistido “en calidad de funcionaria a dar la bienvenida a los asistentes”, cabe decir que era un evento del partido Movimiento Ciudadano al que pertenece.
Pero después de saber que eso constituye un delito electoral Susana corrió a solicitar el permiso a su dependencia. Claro este fue expedido y días después el propio gobernador declaró que no permitiría que aún con permisos sus empleadas y empleados asistieran a eventos de su partido en días y horarios laborales.
 
Susana Rodríguez se escuda para hacer estas cosas en el genero, como otras malas funcionarias dice que se les cuestiona o ataca por ser mujeres, cuando es evidente que nada tiene que ver con su condición.
La semana pasada unos ladrones acusaron a su victima de prepotente por no dejarse asaltar, es al colmo que llegamos y puede parecer gracioso pero cometen este tipo de acciones y no se hacen responsables.
Al paso que vamos seremos los ciudadanos, o los medios, quienes tengamos que rendir cuentas a los funcionarios que son quienes reciben paga de nuestros impuestos.
 
El colmo llega cuando alguien respalda estas acciones, basta ver como en lugar de exigir cuentas a los funcionarios se cuestiona a los mensajeros.
A Susana se le cuestiona que no tenga título profesional, que su preparación como encargada no tenga que ver con sus estudios y que incluso no se podrá titular nunca ya que no realizó su trabajo social y tenía un año para hacerlo.
Al no cumplir con ese requisito la ley orgánica de la Universidad de Guadalajara es muy clara y tendrá que cursar la carrera de nuevo.
 
Pero si los resultados fueran excelentes nadie cuestionaría su labor, tan mal estan las cosas en Turismo con Susana Rodríguez, que el propio Enrique Alfaro acaba de ordenar extinguir el Fideicomiso que manejaba el impuesto del dos por ciento al hospedaje en Puerto Vallarta.
Las cuentas millonarias de ese Fideicomiso del que Susana era parte están en plena auditoría.
Si su trabajo fuera genial estaríamos hablando de sus maravillosos resultados y no de auditorías, escándalos o de cómo llama orcos a los habitantes de una colonia de Puerto Vallarta, en lugar de ofrecer disculpas y garantizar resultados en su trabajo.
 
Si tiene dudas entre a su red social y podrá corroborar que, efectivamente, durante las horas que usted y todos los ciudadanos le pagamos Susana está muy activa… en Facebook