Septiembre el informe de la mentira.

12/09/2016
Columna por César Langarica Santana.

Fue una vil mentira, se notó la falta de liderazgo cuando tuvieron que acarrear a los más de cien camiones que bastaron para llenar un centro de convenciones, donde reinaron las promesas y la falta de resultados, siguen gastando como locos en nominas millonarias, no han querido informar donde se quedaron los millones de pesos de las propiedades que se vendieron y de las obras que se pagaron y no se hicieron como el famoso sistema de riego.

Hablaron de 200 millones de pesos de obras que hicieron el gobierno federal y del estado, pero ¿De lo que recauda el ayuntamiento en que se gasta?. Es como irse de fiesta sin tener dinero y al final termina vendiendo las estufa y el refrigerador, así le hicieron y al final no había ni para gasolina de las patrullas, menos para patrullas, por eso no es peligroso como se inicia, si no como termina.

Pero eso no le preocupa a Arturo, el en lo único que piensa es en regalar cemento, eso le ha dado la presidencia, no hay razón para hacer otra cosa, que importa que existan cerros de basura en las calles, que la inseguridad sea el sello de un destino que antes era seguro y hoy donde quiera en cada esquina existan muertitos, al final no son amigos o familiares de Arturo Dávalos así que a nadie le importa.

En plena campaña Arturo demostró que puede llenar un centro de convenciones siempre y cuando los lleve, solos no irían, así que su fuerza radica en la presión que pueden hacer a quienes les dieron un saco de cemento a cambio de su alma y de su razón de hacer lo que el presidente quiera cuando quiera, así sea llevarlos a un evento de tres horas, es sólo el comienzo, los compraron con cemento así que al precio de lo poco que les costaron van incluidas su alma barata y su tiempo para cuando se requiera.

Pero si a otros se les critica ese tipo de acciones para el partido Movimiento Ciudadano es cosa común y corriente, más corriente que común puesto que es un partido lleno de traidores a otros partidos, llegaron unas 20 patrullas para las más de 250 colonias, no se habló de contratar policías, pero algo es algo.

Si la nomina sigue creciendo de igual manera debió crecer el número de policías, pero cada se incrementa los gastos en funcionarios que nadie sabe en que trabajan, mucho menos a que hora, basta ver que algunos ni siquiera tienen oficina, y otros ni siquiera tienen computadora ni teléfono, pero pasan las horas en el café frente a presidencia en largas charlas sobre como componer el mundo, bastaría poner a algunos de ellos a recoger la basura del malecón para que en su próximo informe nadie suponga que tiene aviadores, gente de aseo que le cuestan millones de pesos a los Vallartenses pero al menos dejan limpio una parte de este bello puerto.

Si este año presumió una serie obras que no son suyas, esperemos que el próximo presuma cuando menos una de él, muchas de otros, pero sobre todo saber que no se gasta el dinero de los impuestos en algo más que sus amigos y la familia de Guillermo Salcedo.