¿Vale la pena el centro de Vallarta?

16/05/2016
Columna por César Langarica Santana.
Para muchos esa pregunta ronda desde hace años, mas de alguno de ellos se atreve quizás a querer cambiarlo y hacer algo de primer mundo, otros han intentado rescatar las fachadas con dinero del Gobierno del Estado y Federal, sin embargo fuera de ahí ni a los mismos propietarios les importa, dicen que sus rentas son millonarias y no tienen ni siquiera un peso para cuando menos pintarlas y que se vean decentes.

Basta recorrer la calle Morelos y ver quiénes han atinado a promover su locales y acertar en ciertas estrategias de ventas que han funcionado, por otro lado vemos que la zona de mayor plusvalía es ahora la zona romántica donde los locatarios se han organizado para decidir qué es lo mejor para ellos y es notorio la gran cantidad de turistas que recibe esa zona así como la gran cantidad de comercio que se mueve.

A diferencia de otras áreas en la Zona Romántica decidieron arreglar sus fachadas, sus banquetas para hacerlas amplias y no solo que el turismo tuviera mayor facilidad para caminar, es además propicio para un comercio organizado, sin ambulantes o comerciantes que entren con competencia desleal, cada quien a lo suyo buscando ofrecer servicios que se requieran y dando calidad en sus productos y servicios.

¿Por qué razón en el centro no puede hacerse lo mismo? Salvo el malecón no hay otra zona que genere comercio de manera constante, y no existe por parte del Municipio acción alguna para cuidarlo, ya no digamos rescatar, con conservar lo que se tienen se ayudaría bastante, con no dejar que empresarios como Altamirano dueño del Mándala, La Vaquita, el Zoo, El Hilo y otros antros rompieran con el respeto a la arquitectura que había en dicha zona, nadie está peleado con que realicen negocios, lo que no se vale es entrar y romper con la armonía de la zona.

Hemos visto como zonas tan hermosas como Santa Lucia en Monterrey significó una bella obra que ha generado una importante derrama económica y turística de un área que era poco menos que horrible. ¿Por qué en Vallarta que es tan bello no podemos hacer algo mucho mejor? Claro que para eso cuando menos debemos estar de acuerdo los que aquí vivimos y ahí entra el mayor de nuestros problemas.

Dicen que cuando en Puerto Vallarta nos tenemos que poner de acuerdo tres personas, salen cuatro opiniones diferentes, cinco personas en contra y seis manifestantes que paran cualquier proyecto sin razón alguna.

El centro merece mucho mas trabajo que saliva, y con cuidar lo que tenemos es bastante decir que el Faro de la calle Matamoros es un muladar, lleno de orines y grafiti, de áreas como la Isla del Río Cuale que hasta miedo da circular en ciertas horas y de una calle Moleros donde un panteón tiene mas vida y limpio sin basura alguna, y de los oxxos que uno nunca sabe por dónde o cómo aparecen y desaparecen el comercio local.