Detectan al menos seis imperfecciones en el proceso de construcción de la obra

-Concreto distinto, soldaduras incompletas y falta de pernos, resultado del peritaje preliminar del desplome en la L12.

El gobierno de la Ciudad de México presentó hoy el peritaje preliminar del desplome de una trabe en la Línea 12 del Metro; informe realizado por la empresa Det Norske Veritas (DNV). 
De acuerdo con éste, se trata del primer reporte de tres fases del peritaje para describir las acciones de los expertos, por lo que aún se trabaja en la elaboración de resultados finales, de modo que el segundo reporte se entregará el 14 de julio y el tercero, el 30 de agosto. 
¿Qué dice el peritaje? 
Jesús Esteva, secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México, dio lectura al documento correspondiente a los hallazgos preliminares en la Fase I del peritaje. 
En éste se determinó que, de forma preliminar, el incidente fue provocado por una falla estructural, asociada a condiciones identificadas hasta ahora. 
Se detectó que existen al menos seis imperfecciones en el proceso de construcción de la obra, que tras su colapso el 3 de mayo en el tramo elevado, dejó 26 muertos. Las deficiencias reveladas de manera previa se ubican en:
Proceso de soldadura de los pernos Nelson. 
Porosidad y falta de fusión en la unión perno-trabe. 
Falta de pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto de puente. 
Diferentes tipos de concreto en la tableta.
Soldaduras no concluidas y/o mal ejecutadas. 
Supervisión y control dimensional en soldaduras de filete. 
Añadió que los daños observados fueron deformación de las trabes del lado poniente en secciones T-1, T-7 y T-6, sobre patines y almas que las conforman, así como roturas en almas de las trabes T-1 y T-7 del lado poniente, con sistemas de contraventeo (perfiles de ángulo) y sus placas de conexión. 
Tras la revisión física y documental, el dictamen concluyó que operativamente la Línea 12 venía trabajando en condiciones normales, de acuerdo con sus protocolos o programas de traslados y como parte de sus actividades preventivas, se cuenta con las evaluaciones de condición de ruedas metálicas.
Además, los componentes de las vías, rieles, gabinetes y motores de interruptores se observan en condiciones normales, cumpliendo con los protocolos de mantenimiento rutinario, de acuerdo con la inspección visual en el área analizada.
Visita a la zona del incidente  
En el dictamen se señaló que un equipo multidisciplinario de expertos en la materia de DNV han realizado varias investigaciones sobre el incidente.
El 12 de mayo, el equipo de ésta se movilizó al lugar del incidente para presenciar las actividades en curso y documentar la evidencia de la sección colapsada entre las estaciones Olivos y San Lorenzo Tezonco, encontrando que:  
A) Deformación en las vigas que conforman el puente de concreto-acero, tanto en la Trabe Lado Sur (sección sobre la cual rodaba el tren en el momento del incidente), Trabe Lado Norte y la Trabe de la Bifurcación, denominada Vía en “Y”. 
B) Fracturas en los elementos de los sistemas de contraventeo, con desprendimientos de material de los refuerzos, fracturas en almas (de las tres trabes descritas anteriormente) y en soldadura de la junta de conexión en Trabe de Bifurcación con Trabe Lado Norte y en soldaduras adyacentes. 
C) Desplazamiento de las trabes, el cual permitió observar concretos diferentes y algunos de los pernos desoldados de las trabes, estos pernos denotan una deficiencia en el proceso de soldadura aplicado. Además, se observaron diferentes tipos de concreto en la tableta, presumiblemente debido a posición por diseño de pernos y por modificación en condiciones de campo. 
D) En las secciones que colapsaron se observó una condición similar, es decir, la evidencia de no tener la totalidad de los pernos requeridos en el plano de diseño, y/ o huellas de soldadura de pernos posiblemente soldados, los cuales presumiblemente se desprendieron tras el incidente. 
Como resultado del colapso de la sección del puente, se observó el balasto esparcido y sobre algunas secciones de interés en las trabes y tabletas prefabricadas de concreto, material estructural, cableado, etc., por lo que se acuerda proceder a su retiro, llevando a cabo una secuencia o protocolo de ejecución de retiro.  
Una vez concluido el dictamen preliminar correspondiente con la Fase I, DNV procederá con las siguientes actividades para la elaboración del dictamen final acordado: 
Continuará revisando los planos de construcción (As-built) del tramo y realizará cálculos para determinar las discrepancias entre diseño y construcción que ya hayan sido identificadas y sus posibles consecuencias.  
Supervisará las pruebas y análisis destructivos de las muestras extraídas (concreto y acero) para confirmar el cumplimiento de la especificación de los materiales utilizados en la construcción. 
Supervisará las pruebas y análisis destructivos en la posible falla principal (considerada única e irrepetible) para determinar si hay evidencia que indique que se aplicó una condición de carga inusual al sistema, como lateral-torsional, que puede inducir el pandeo de las vigas de acero. (Con información de Milenio)