Los poncha llantas volvieron a atacar.

Luego de un reporte de un robo cerca de la sucursal bancaria en Plaza Caracol, acudieron a la avenida Francisco Medina Ascencio.


Según revela el señor salió del banco y al avanzar por la avenida Medina Ascencio se dio cuenta que parecía pinchado y se detuvo y fue cuando al cerciorarse comenzó a cambiar la llanta y al final se dio cuenta que no estaban los sesenta mil pesos que habría dejado en el asiento de su vehículo.

Desgraciadamente no se percató quiénes fueron los ladrones y no fue posible emprender una búsqueda para localizar a los responsables.

Este es otro caso en dicha plaza comercial, apenas unos días antes a una mujer le sucedió lo mismo y al ver que corría el riesgo de ser asaltada manejó hasta el módulo de seguridad pública en Fluvial, así evitó ser asaltada y los delincuentes huyeron del lugar.